Blogia
Salud y Vida

Nuestro modelo médico

NUESTRO MODELO SANITARIO

 

Nuestro sistema sanitario esta corrompido por intereses  comerciales-económicos. No es un sistema preventivo, sino un sistema reparador, rehabilitador-tardío y paliativo. La  política del parche, no la coherencia y la  solución, es lo que reina. El fracaso del sistema es debido a intereses monetarios mezquinos y al modelo de sociedad: drogas, incluidos el tabaco y el alcohol,  accidentes de tráficos, accidentes laborales y el cáncer y los accidentes vasculares (enfermedades conductuales) son los motivos  principales de muerte de nuestra sociedad moderna y desarrollada, junto a un exceso de comida basura y un sedentarismo que producen obesidad y multitud de  enfermedades. La educación y la prevención seria la solución, que conllevaría a una vida sana.

Pongamos   un ejemplo para que el  lector lo comprenda.  Supóngase que hay una carretera que tiene una curva muy peligrosa con un  profundo precipicio, los automovilistas  al coger  la curva se salen de la misma y cae al  fondo del precipicio por las causas que sean (exceso de  velocidad, consumo de alcohol, de drogas, distracción del conductor, etc.) Las autoridades deciden que la mejor medida,”para recibir una más rápida atención sanitaria”, es instalar en el fondo del precipicio un  hospital para atender   médicamente a los accidentados, como cada día hay más  accidentes el  hospital crece y crece en servicios,  prestaciones, trabajadores. Hay médicos, enfermeras, fisioterapeutas, psicólogos, trabajadores sociales técnicos sanitarios, auxiliares de clínicas,  celadores, personal  subcontratado de la limpieza, personal subcontratado de la restauración, personal subcontratado del mantenimiento, personal subcontratado  de  lavandería, personal subcontratado de seguridad,  personal subcontratado de ambulancias, etc, etc. Intereses económico directos  e indirectos. La industria  farmacéutica, las industrias de materiales fungibles, la industria electrónica,  informáticas, etc. etc. se instala próximo al hospital; Cafeterías, hamburgueserías, pizzerías, hoteles, funerarias, supermercados, taxis, quioscos, estancos, empresas de suministros, centros sanitarios  privados concertados en radiodiagnósticos ,etc., se multiplican a su alrededor...  Un día una autoridad  política por un proceso de iluminación súbito descubre que es mucho más lógico  desviar la carretera, hacer un tramo  recto y que no caigan más ciudadanos por el precipicio y evitar  muertos, heridos, inválidos por  vida...y al final cerrar el hospital por innecesario. Ante los rumores de  dicha  noticia, trabajadores, sindicatos de los diferentes  gremios, industria farmacéuticas, etc., se niegan a tal decisión, antidemocrática, nefasta y fascista, rotundamente. Aparecen las huelgas, los piquetes informativos-coactivos, las manifestaciones, el corte de la carretera, la tala de árboles, el derribo de farolas del alumbrado público, el corte de la línea férrea, la lucha contra los antidisturbios, etc. pues los puestos de trabajo directos e indirectos están en peligro ¿le suena la canción? Las poderosas  multinacionales farmacéuticas presionan a los políticos y al gobierno de  turno, una parte de los  trabajadores  y los sindicatos y sus salvajes huelgas  y las  manifestaciones ponen al gobierno contra la pared, las elecciones están  próximas, al final se decide que siga la curva, y caigan por el precipicio los  ciudadanos, eso sí,  prometen más medios, económicos, materiales y de personal para dar  una mejor y adecuada cobertura y atención aun  a los accidentados ciudadanos, todo vuelve “ a la “normalidad”. La paz social  ha vuelto a  la comunidad, además, ¿de algo hay que morir, antes o después, o no??

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres