Blogia
Salud y Vida

Intolerancias en las Ciencias

Intolerancias en las Ciencias

Revolución nutricional.

 

En la Facultad de Medicina nos enseñaron solo una parte de la realidad, la cual se sostenía inamovible y dogmáticamente en principios básicos. Algunas teorías eran dogmas de fe, quien se atreviera a dudar de ella, era considerado casi un hereje o era marginado o ridiculizado. Esta característica de inamovilidad en los pilares básicos de las ciencias en general, ha  ocurrido a lo largo de la Historia de la Humanidad. Alguna vez he pensado en lo que tuvo que sufrir Galileo cuando demostró  que la Tierra no era el centro del Universo. Según las teorías de Tolomeo (astrónomo, siglo II, que  había planteado un modelo egocéntrico (la Tierra era el centro del Universo) fueron utilizados por astrónomos y pensadores  religiosos hasta el siglo XVIII. Nicolás Copérnico (1.473-1.543) astrónomo polaco, enunció “su teoría” heliocéntrica ó centrada en el Sol, es decir, dicha teoría afirmaba que la Tierra no es estacionaria y no es el centro del Universo y que los  planetas no giraban alrededor de la Tierra, sino que el Sol se encontraba en el centro del Universo, y la Tierra gira una vez al día sobre su eje,....

 Galileo  (1.564-1.642) físico y astrónomo italiano adoptó la teoría  heliocéntrica (teorías de Copérnico) a comienzo del siglo XVII y publico pruebas demostrando dicha teoría. Inmediatamente fue perseguido por la Iglesia Católica, la Inquisición lo condeno  por  hereje y tuvo que abjurar en 1.663 y se le condeno a prisión perpetua.

En 1.992 una Comisión papal reconoció que la Iglesia se había equivocado y pidió perdón. Casos como estos se repiten numerosamente a lo largo de la historia y suceden actualmente. Referente a la medicina y mas concretamente la relación del colesterol ,las enfermedades cardiovasculares y la alimentación un caso sangrante es el que tuvo que soportar y sufrir el doctor Hugo Sinclair profesor de unas de las Universidades mas  prestigiosas del mundo, Oxford .En la década de los años cuarenta Sinclair afirmo que el pescado azul, rico en acido grasos Omega 3 , protegía de las enfermedades cardiovasculares, dicha teoría  fue publicada en una famosa revista medica, ante la osadía de dichas afirmaciones, pues para la comunidad medica de la época cualquier tipo de grasa era perjudicial para la salud.( cuando lo primero que se hacia, hasta hace pocos años, era prohibir el consumo de pescado azul en las personas con exceso de  colesterol o enfermos cardiovasculares) Sinclair  fue marginado, ridiculizado  e ignorado, fue expulsado de la Universidad de  Oxford. Cincuenta años después  las teorías del doctor Sinclar se han demostrado que son ciertas .Una vez expulsado de  su Universidad el doctor Sinclair continuo sus investigaciones sobre los beneficios de la grasa del pescado azul  en su casa  y tuvo que vender incluso una cubertería de plata  de herencia familiar para proseguir con su investigación.  Hasta hace muy poco tiempo el pescado azul era considerado por la comunidad médica un alimento maldito,  era nocivo para la salud cardiovascular y era retirado sistemáticamente por los médicos en el tratamiento estándar en los enfermos con excesos de colesterol. Hace  muy pocos años se demostró científicamente que el pescado azul era un alimento muy sano, que previene y disminuye en las personas que lo consumen, los accidentes cardiovasculares. Es un alimento imprescindible para el tratamiento de la hipercolesterolemia (exceso de colesterol) la conservación de la salud y la prevención de varias enfermedades. Sinclair  falleció en  junio de 1990.

El doctor Kilmer McCully patólogo de la Escuela de Medicina de Harvard hace cerca de 30 años  formulo la teoría que  lo que causaba la  arteriosclerosis no era el nivel del colesterol en sangre en sí, sino un aminoácido  llamado homocisteina ,que se incrementaba en la sangre debido a un déficit nutricional ,de vitaminas B

( específicamente vitamina B6, B12 y acido fólico), el dr McCully corrió la misma  suerte que el doctor Sinclair , fue expulsado de  Harvard por sus  “teorías” disparatadas., actualmente  también esta demostrada la teoría del doctor McCully.

El invierno pasado, este humilde servidor, dando una charla-tertulia sobre nutrición dirigida al publico general en una Prestigiosa Institución Medica Sevillana, con la sala  repleta de público tuve  que vivir una desagradable  y triste realidad, sobre esa intolerancia  de que estamos hablando,  al intentar romper los tabúes y falsas creencias sobre ciertos alimentos de consumo cotidiano, considerado saludables. Entre el público estaba un señor que dijo ser profesor de nutrición de la Universidad,  afirmo no estar conforme con lo que exponía,  no solo se enfadó, sino que se irrito y  salio de la sala alzando el tono de voz y dando un portazo ante los comentarios que  se exponían sobre ciertos alimentos que son consumidos masivamente en la actualidad y que parecen que son dañinos para la salud,  pudiendo provocar enfermedades y fallecimientos  a largo plazo. Este suceso me hizo reflexionar lo que tuvo que sufrir  el doctor Sinclair y tantos otros profesionales que solo desean exponer la realidad, sin dogmatismos, sin intereses económicos ni políticos. Me  viene a la memoria las siguientes palabras:” <<... una  nueva verdad científica no triunfa convenciendo a sus adversarios y logrando que vean la  realidad, sino cuando éstos finalmente mueren y  le sustituyen una nueva  generación que ha crecido familiarizado con ella>> Max Plank, físico. Autobiografía científica (1968) También me impactó cuando leí en su monmeto las palabras de Carl Rogers, Psicólogo, en una conferencia en 1972:<< Acaso veamos en la próxima generación psicólogos más jóvenes, llenos de esperanza, libres de defensas y resistencias universitarias, que se atrevan a  buscar una vía lícita que ya no quede circunscrita a los  cincos sentidos, una realidad en que  pasado, presente y futuro son uno, el espacio no es ya obstáculo y el tiempo se ha  fumado, una realidad que no se puede percibirse ni conocerse a menos de estar pasivamente receptivo en lugar  de activamente ocupado en conocerla. Es uno de los más  fabuloso desafíos planteados a la psicología>>.

    Concretándonos  en la alimentación y nutrición, que hoy en día  está en plena revolución, alimentos (por su composición nutricional) considerados dañinos y perjudiciales históricamente los podemos utilizar  hoy en día como verdaderos fármacos para ciertas enfermedades y  otros nutrientes de los alimentos, incluido ciertos aditivos alimentarios usados en exceso, de consumo corriente a diario, nos  puede conllevar  a ciertos tipos de  trastornos psicológicos, a enfermedades físicas y a la muerte, a largo plazo. En la actualidad solo el 6,6 % de la población española se alimenta de forma correcta y sana, el otro casi 94% realizamos una nutrición insana y perjudicial que nos puede llevar, antes o después, a  enfermedades crónicas y ha fallecimientos precoces. La ignorancia, la intolerancia, la irresponsabilidad  y los intereses comerciales (económicos) y políticos, no deberían ocultar la verdad  a la población. Nuestros gobernantes tiene la obligación moral de informar y proteger  la  salud  de la población, aunque no lo  están haciendo. Los conocimientos sobre cómo  proteger y conservar  la salud con la nutrición no está llegando al público general y muchos profesionales  de la salud  no lo valoran en su justa medida. Excavamos nuestra tumba con los dientes y la ignorancia, nos guste o no a muchos.

F. Margonz

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres